sábado, 23 de enero de 2010

UN FEMINICIO MÁS EN IQUITOS: ¡BASTA DE SILENCIO FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!

CON EL RUEGO DE SU PUBLICACIÓN.
ATTE.
FAVIOLA MARES


UN FEMINICIO MÁS EN IQUITOS:

¡BASTA DE SILENCIO FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!


Por: Faviola Mares Quispe (*)


Esta mañana la ciudad de Iquitos despertó conmocionada. Los diarios nos han dado cuenta de una noticia que en algunos casos ocupó las primeras planas.. La razón, una mujer muerta en manos de su pareja. Un caso de feminicidio más en Iquitos, a unas cuadras de distancia de nuestras casas. Una noche de intensa lluvia y de furia desenfrenada, de gritos desgarrados de una madre y una hija de apenas 4 años de edad, que no lograron detener la arremetida del padre quien con cuchillo en mano terminó con la vida de su pareja frente a los ojos atónitos de su pequeña. Sólo el silencio de la noche y una abuela de crianza de la víctima que salió en defensa y que como muro protector trató de impedir infructuosamente un final ya anunciado. Quedan de testigo las paredes vacías de la vivienda, las noches que se vienen sin dormir de aquella pequeña, que nunca podrá comprender lo que vivió esa noche y por quien ahora, familiares de ambos lados –madre y padre- se disputan la tutela.


No necesitamos decir más sobre los hechos, no es necesario por ejemplo, señalar que el feminicidio es consecuencia del machismo y que el machismo mata. O decir a los operadores de justicia, sobre la necesidad de incorporar la violencia psicológica como causal para la atención y descanso médico en el informe forense, o que la tentativa de homicidio ya es delito.


La muerte de una mujer en manos de su pareja, significa la conclusión de una violencia consuetudinaria, permanente, sin tregua, física y psicológica. Es posible que esté salpicada de denuncias sin respuesta. De perdones con esperanza de cambio y de nuevas agresiones también. La violencia familiar no respeta condición social, ni raza, ni edad, ni sexo; se constituye en un problema de salud pública y de vulneración de derechos humanos, pues arranca la vida misma. El problema es que los demás seguimos pensando que es un tema privado, de puertas para adentro, de los dos, “no me importa lo que ellos pasen, no es mi problema”. Sin embargo, si alguno de los vecinos de esta pareja de la Calle Condamine, de las amigas de esta joven madre o de los compañeros de trabajo del agresor, a quien hoy le esperan por lo menos 15 años de prisión y una eternidad de noches con pesadillas, los hubiera escuchado y orientado para que reciban ayuda, quizá no estuviéramos dando esta lamentable noticia.


El Proyecto Punchi Warmi (Fuerza Mujer): Fortalecimiento de capacidades para el ejercicio de ciudadanía en mujeres de OSB, impulsado por la Municipalidad San Juan Bautista, pretende justamente esto, despertar la conciencia de varones y mujeres sobre los efectos de la violencia doméstica y fortalecer en ellas su capacidad de negociación y manejo de conflictos, a la par de la recuperación de su autoestima, ejercicio pleno de derechos y fortalecimiento de capacidades para el emprendimiento económico. Quizá sea tarde para esta familia y hoy como operadora de servicios en esta temática, pienso, qué poco es posible lograr cuando las voluntades políticas no pueden unir sus esfuerzos a favor de la vida, cuando mientras unos jalan por impulsar el desarrollo humano, otros sólo ven pistas y cemento, buscando los réditos de aquellos que aún no comprenden que para lograr el desarrollo real de un pueblo, es necesario apostar por la vida misma, por retornar a la escuela a los niños y niñas excluidos socialmente como consecuencia de la pobreza, por mejorar las condiciones de vida de las mujeres y sus familias, por ofrecer mejor calidad de los servicios públicos, por erradicar la desnutrición infantil y generar condiciones para una ciudad más segura, libre de delincuencia, donde las mujeres no tengamos más toques de queda luego de las nueve de la noche.


La violencia de género tiene muchos rostros y hoy cobra una vida más. Por eso, mediante estas líneas, esta vez nos queremos dirigir a las mujeres, para decirles que no están solas, que no callen, que no den tregua, que la violencia mata, que se transmite de una generación a otra y que cuando se presente la primera señal de agresión busquen ayuda, el Centro Emergencia Mujer de Iquitos, las DEMUNAS, las Comisarías, la Fiscalía, la Iglesia, los Establecimientos de Salud, están preparados para ello. Es posible que con una denuncia a tiempo, salves tu propia vida y no sumes las estadísticas… de un feminicidio más.

___________________________________

(*) Coordinadora Proyecto Punchi Warmi (Fuerza Mujer): Fortalecimiento de capacidades para el ejercicio de ciudadanía en mujeres de OSB del distrito San Juan Bautista, ejecutado por la Municipalidad Distrital San Juan Bautista. Maynas. Loreto.

21/01/2010
Se ha producido un error en este gadget.

AVISO

Estimados usuarios, en este espacio se difunde pensamiento jurídico a través de nuestros artículos en forma totalmente gratuita y sin restricciones, se comenta, se discute y se aclara el contenido de nuestros artículos, más no se absuelve ningún tipo de consultas particulares, si desean acceder a nuestro servicio de asesoría jurídica privada, por favor contactarse con el correo electrónico del Weblog o con el Estudio Jurídico signado como Enlace, nos disculpamos por las molestias ocasionadas, muchas gracias.

El Coordinador.



Artículos más visitados de la semana: